¡Feliç Diada!

Oi, oi, oi, ooooi ¡familia! Aquí la Pepa para servirles a todos ustedes. Una vez más, les vengo a escribir en un día muy especial para todos los catalanes, y es que estamos a 11 de septiembre, y se celebra La Diada, que es la fiesta de una derrota, pero la libertad del pueblo catalán ante los Borbones.

Aquí en Catalunya, es festivo todo el día, por eso tengo cerrada mi peluquería, y, os estoy escribiendo estas líneas, además, en un día pasado por agua porque está cayendo una, qué no saben ustedes la que está cayendo aquí. Os voy a contar un poquillo lo que se suele hacer.

Por la mañana, las instituciones más altas a.k.a el President de la Generalitat, la alcaldesa de Barcelona, y, de otras ciudades, se reúnen para la ofrenda florar ante la estatua que hay entre la Ronda de Sant Pere y la calle Alí Bey, en el distrito del Ensanche, de Rafael Casanova, el héroe que salió herido en la batalla del 11 de septiembre de 1714, cuando Barcelona estaba sitiada por las tropas de Felipe V, dio grandes pruebas de valor, de abnegación y de heroísmo por la libertad de Catalunya. Mientras dejan las flores, suena el himno de Catalunya: Els Segadors. Una vez finaliza el himno, cada institución u asociación catalana, se marcha para sus casas, a menos que, se vayan al barrio de Horta (en el distrito de Horta-Guinardó), a rendir homenaje a Salvador Allende, aquél político chileno socialista y Presidente de Chile, que también falleció el 11 de septiembre pero de 1973, a causa de los militares durante el golpe de estado.

Normalmente, en este segundo acto, también por la mañana, asisten los partidos de izquierdas de Catalunya: Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Barcelona En Comú Podem (BCNEnComú), el Partit Socialista de Catalunya (PSC), etc. En este acto, a parte de escuchar a testimonios de ese golpe de estado chileno, se escuchan las últimas palabras de Salvador Allende, también se canta el himno de Chile, Venceremos, y, nuevamente el himno de Catalunya: Els Segadors, y, para acabar, la ofrenda florar al busto de Salvador Allende, que hay en la Plaza Salvador Allende del barrio de Horta. Una vez se hace la ofrenda, se hace la Salva y traca a cargo de los Trabucaires de Perot Rocaguinarda y los componentes de FOC, y hay una coral que pone el toque musical.

Y, así, es como los catalanes pasan su día entre actos de homenajes y en sus casas o pasando el día con la familia o amigos.
En mi caso, con mi nietecillo que ha pasado del Pokemon Go, al Mario Kart…¡ay madre!

En fin, mis queridxs Tontacxs, aquí una se despide, hasta la próxima que será en breve por las elecciones generales que se nos avecina por segunda vez y las terceras del año. ¡A más ver!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *