El año que dejamos de jugar (crítica)

el año que dejamos de jugar
Póster de El Año que dejamos de jugar en la crítica

Hoy se estrena “El año que dejamos de jugar” una adaptación cinematográfica de la novela biográfica «Cuando Hitler robó el conejo rosa», de Judith Kerr y aquí os traemos nuestra crítica.

Sinopsis

Años 30. Alemania. Anna (Riva Krymalowski), es una niña judía que vive con su familia, sus padres y su hermano mayor, en Berlín. El inminente ascenso de Hitler al poder les obliga a huir a Suiza, ya que el padre de Anna (Oliver Masucci), reconocido escritor postulado contra el nazismo, es considerado un enemigo del régimen y perseguida por ello.

Este viaje inesperado avanzará la edad adulta a Anna y a su hermano Max (Marinus Hohmann), quienes se verán en situaciones complicadas, les arrebatarán la inocencia.

Una película sobre el nazismo para los más pequeños

Esta nueva entrega de Caroline Link, premiada en los Oscars de 2001 por Nowhere in Africa, otra adaptación literaria, nos transporta a la Alemania de Hitler y al comienzo de una pesadilla para el pueblo judío.

Esta vez, representa la célebre obra de Judith Kerr “Cuando Hitler robó el conejo rosa”. 

No solo es otra película sobre el nazismo, también es otra historia contada desde o para los ojos de los niños. Referenciando otras obras como “El niño con el pijama de rayas” o “La vida es bella”, vemos que es posible crear una película que emita un mismo mensaje en dos lenguajes, el adulto y el infantil.

En el caso de esta, si eres adulto, contemplas muchas carencias contextuales que le quitan fuerza al relato. Pero, siendo niño/a, tampoco llega a documentar lo suficiente para entender la crudeza de los hechos y es de manera superficial y lejana que se cuentan las consecuencias de ser judía. 

El hecho de que se trate de una familia con poder adquisitivo alto resta gran parte de sentimentalismo a los cambios que se ven obligados a realizar en sus vidas, puesto que lo pueden hacer con total facilidad. Hay un momento en el que llegan a tener considerables problemas económicos, pero no llegas a conectar con la idea de que lo pasan mal.

De manera poco acertada, para mi gusto, plasma la huída como una aventura, la cual permite a la protagonista cambiar de escenarios, de amigos, de costumbres, de idiomas y vivir diferentes y divertidas experiencias con solo 9 años.

Se los cataloga como refugiados, mostrando una versión elitista y desnaturalizada de la propia palabra. Estos detalles pueden dar a entender una idea equivocada y muy “light” de la importancia de los hechos que se tratan en la película.

La visión infantilizada elude un brutal contexto histórico

Cabe decir que es una película bonita, fácil de digerir y que transmite cierta ternura. Aporta una visión diferente sobre el nazismo, pues existieron muchísimas, dada la magnitud de las víctimas que se vieron afectadas. 

Esta en concreto, se centra en la de una niña de 9 años que tiene que tomar decisiones difíciles y desprenderse, tanto emocional como físicamente, de recuerdos, juguetes y personas.

Son las miradas, los silencios, las conversaciones apartadas y las postales con códigos secretos los que aportan un poco del exterior a la burbuja infantilizada que se mantiene en el filme.

De hecho, el espectador es tratado como un niño/a, pues no vemos mucho más de los hijos descubren o pueden intuir. 

La nota de la crítica de El año que dejamos de jugar

Y, ahora así, Tontacos Neuróticos, después de todo lo que os hemos dicho, ha llegado la hora de la verdad….

(Os recordamos que nosotrxs puntuamos de 5 a 10)

Después de haberla visto en premier antes del estreno en nuestro país, nuestra nota es… ¡Un 6!

Concluyendo, es una película que entrará muy bien esta temporada en la que cada vez está más cerca la Navidad. Es un buen plan para una tarde con los más pequeños.

Mi opinión no os debe alejar de verla, ya que es una película que cumple con su función de entretener y de hacer pasar un buen rato al público, con bonitos planos y paisajes, una interpretación creíble y una historia endulzada.

Tráiler

A continuación, os dejamos con el tráiler de la película:

Si no queréis perderos ninguna de nuestras reseñas no os olvidéis de darle al botón:

Y…ya sabéis, Tontacos Neuróticos… A vivir que son ¡TWO DAYS!

Deja una respuesta